martes, 13 de abril de 2010

Piratería, negocio de la aristocracia y gérmen del capitalismo



Aquí la columna de curiosidades de la historia que presento ocasionalmente en el programa de radio Cosas Que Pasan, que va los sábados a las 22hs por Radio Simphony 91.3 o en internet por www.fm913.com.ar. Tanto en formato escrito como en audio, el audio contiene el plus de improvisación y humor que caracteriza al programa.

En el espacio de hoy vamos a contar algunos momentos del pirata Fracis Drake, pero con el único objetivo de generalizar la actividad pirata en sí, y de este modo, desenmascarar sus verdaderos motivos e impulsos.

Francis Drake nació en Tavistock, Inglaterra, en el año 1543. Pasó a la historia como pirata, explorador, comerciante de esclavos, político y vicealmirante de la Royal Navy. Atención con estos términos eh.

A los 13 años Drake se inició como marinero de un barco mercante, y ya para el año 1567 empezó a participar en expediciones destinadas al comercio de esclavos africanos en el Caribe.

Por esos años Inglaterra y España se encontraban enfrentadas, y la Corona Española consideraba a cualquier navegante que penetrara en el océano Pacífico, como un pirata


Su efectividad como navegante lo hizo escalar posiciones, hasta quedar al mando de una flota que cruzó el Estrecho de Magallanes, siendo el primer en inglés en hacerlo, y luego dio la vuelta al Mundo, sólo lograda por el español Elcano.

En 1581 la Reina Isabel, que patrocinaba sus hazañas, le dio el título de Sir y en el escudo de armas acuñó la leyeda “Sic Parvis Magna”, es decir, “lo grande comienza pequeño”, en alusión a sus orígenes humildes. Pirata para España, Corsario, Caballero y Héroe para Inglaterra.

Tras ser alcalde y miembro del parlamento inglés, en 1585 se transformó en una pieza clave de lo que pasó a la historia como “La Armada Invencible”, flota inglesa, justamente, invencible.

Hay una historia que cuenta que Drake se encontraba jugando a los bolos cuando recibió la noticia de la llegada de la flota española, y en lugar de partir con inmediatez, Drake contestó: “Tenemos tiempo de acabar la partida. Luego venceremos a los españoles”.

A los 56 años, en 1596, en Panamá, Drake se enfermó de disentería (enfermedad infecciosa relacionada con el dolor abdominal) y murió.

Para que la señora del barrio se enorgullezca, u horrorice, dependiendo de si su descendencia es inglesa o española, Drake estuvo por el Río de la Plata. Vio que el chismerío le interesa esto, de que si estuvo Hitler o no, bueno, Drake sí. Cuando iba para el Estrecho de Magallanes, pasó por acá, causando pánico en los conquistadores, que temían que cause ideas de rebelión y Libertad en los indios.

También estuvo su sobrino, Juan, quién naufragó y desembocó en Uruguay, donde cayó en manos de los indios charrúas, y más tarde en la de los españoles, a los que les contó las aventuras de su tio que luego fueron documentadas.

Hay mucho escrito y mucha película sobre piratas, un género más que atractivo. Retratados como buscavidas, que choreaban y escondían tesoros, para luego buscarlos o vaya a saber uno para qué.
Bueno, eso es sólo una simplificación.

El objetivo de la sección de hoy es esclarecer la verdadera fuerza que movía a estos personajes.

En los siglos XVI y XVII, la forma de producción dominante era el Mercantilismo, donde la base de la riqueza era la acumulación de metales, siendo el oro y la plata los codiciados.

La codicia por el oro era tan grande que se inventaron distintas maneras de conseguirlo. Los que laburando no lo veían ni pasar, buscaban alternativas. Así se empezaron a buscar tesoros, cazar herencias, clientelismo, usurería, alquimia, fraudes, sobornos, magia, ingenio y hasta violencia.

Uno de los más destacados era el Bandolerismo, practicado incluso por caballeros y nobles.

“asaltar, robar, no es ninguna vergüenza, lo hacen los mejores del país” se comentaba.

En Inglaterra este Bandolerismo se convirtió en piratería, pero tenía la particularidad de presentarse en forma de empresa, y no como casos aislados de gente que no quería trabajar.

Fue una de las primeras empresas con orientación capitalistas. Los “Corsarios”, agentes de los estados, tenían el objetivo de interceptar y capturar flotas mercantes de otras procedencias. Campañas destinadas únicamente al lucro y a la ganancia.

Ya un poco antes, en la Edad Media, en Italia se podía encontrar piratería organizada. Corsear, en Génova, no tenía nada de reprochable ni injurioso. Siempre y cuando estuviera aprobado por el Estado.

Un extracto dice: “los genoveses y los pisanos practicaban la piratería en aguas griegas, debido al precario estado en el que se encontraba la flota Bizancia”

No tardó mucho tiempo Inglaterra en superar al resto en esta actividad, e imponer una piratería de compleja organización, donde detrás del disgustante pirata había un sistema que lo sostenía, o incluso a veces los llamados piratas eran prósperos comerciantes que a su vez saqueaban, como todo comerciante, digamos.

Inglaterra, país navegante por excelencia, en 1553, ya tenía más de 400 piratas en el Canal de la Mancha. Las mejores familias del país, se dedicaban a la piratería. Todos los gentleman participaban del negocio.

Los barcos eran cargados por gente pudiente, los cuales incluso recibían préstamos de otro de más guita todavía, con intereses obvio. La alta aristocracia era la que se hallaba involucrada en tal empresa. La reina, detrás de todos ellos.

Un hombre comenzaba mandando una flota pirata, y luego terminaba ocupando un alto del Estado. Como Drake. Una especie de sindicalismo de hoy en día.

Esos piratas de parche en ojo, loro al hombro, pata de palo o garfio, eran apenas la punta de una las primera maquinaria lucrativas, los antepasados de los empresarios capitalistas que tenemos el día de hoy.

De todas maneras, el pirata que iba al frente y hacía la parte jodida, era digamos el cadete o che pibe. No se, usted que conoce, ¿que prefiere?, hacer colas en un banco o saquear un barco en el medio del mar.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por subirlo!

pepo

Esteban dL dijo...

matias, como de costumbre, tu columna de historia es espectacular...! después si podés hablar de la historia de algun pais al estilo Liechtenstein como hablamos alguna vez, mejor!
saludos

Picoco dijo...

Genial. Siempre se aprende leyendo este blog… Me quede pensando, siendo este el año bicentenario, y considerando que Drake vivio muuuucho antes, que tan malo fue que causase ideas de rebelión y Libertad… y ahí me enganche (y ya que estamos festejando el bicentenario) ¿La campaña del Almirante Brown, quiza el corsario mas conocido en estas tierras, fue destinada “unicamente” al lucro y a la ganancia”?

Matías Mosquera dijo...

Debo ser honesto que no estoy al tanto de la campaña del Almirante Brown, ¿qué dice usted al respecto? Seguramente Drake no tenía el mero objetivo de lucrar, no dudo sobre otras realidades más allá del dinero, creo en otras motivaciones. El único objetivo de lucrar, es el de aquellos que armaban esas expediciones, o por lo menos predominaba en ellos, creo.

Lo de las ideas de libertad está puesto con ironía, aunque así era, realmente les preocupaba a los conquistadores que lo indios tengan ideas "raras", que incluso "las tenían" lo que era causa de castigo, y todo eso que relatan las Venas Abiertas...

En cuanto a la relación con el Bicentenario, ya es un tema para un capítulo a parte, lleno de contradicciones.

Un profesor de historia me explicó hace poco las diferencias entre las revulociones brasilera, mexicana y la de mayo. La mexicana con una fuerte carga ideológica, con un claro sentido de la identidad. La brasilera, nunca se dio realmente, ya que no se abandonó el imperialismo, e incluso la corte portuguesa se trasladó a Rio de Janeiro, creo que algun ataque napoleónico. El río de la plata es un término medio, ya que sabíamos que no eramos España (muy marcada esta tendencia con la prohibición de las corridas de toros, que se celebraban sin mucho éxito, pero fueron prohibidas luego de la revolución) pero no sabíamos quienes éramos.

Pero el tema es muy amplio... y ahí se da esa triangulación, con los indios masacrados por los españoles, la revolución criolla a los españoles, y el somentimiento a esos ingleses que llegaban desde hace antes vestidos de piratas y con esas ideas de "libertad"

Creo que me abrí demasiado del eje, pero eso debe ser por mi desconocimiento.

Columnas de Curiosidades Históricas en Cosas Que Pasan (2010)

Alejandro Magno y su encuentro con el Yeti

Piratería, negocio de la aristocracia y gérmen del capitalismo

Platón, el formador del pensamiento occidental, el formador del pensamiento oligárquico

El Manco de Teodelina; las dicotomías entre el amateurismo y el profesionalismo

OurBlogTemplates.com 2008

Blogger Templates by OurBlogTemplates.com 2008